Cómo evitar averías en tu coche este verano

Cómo evitar averías en tu coche este veran0

13.07.2013 | 10:55En verano las averías son más frecuentes.

El mayor número de desplazamientos y las altas temperaturas hacen que el verano sea una época propicia para la aparición de averías mecánicas en los automóviles, aunque con unos sencillos consejos de mantenimiento podemos reducir drásticamente las posibilidades de que nos toque a nosotros.

m. tineo/autofacil.es
La mayor parte de los conductores piensa que sus vehículos se ‘comportan’ igual y ‘trabajan’ en las mismas condiciones sea cual sea la época del año. Pero eso no es del todo cierto; de hecho, el verano -sobre todo en esos días en los que se superan los 35Cº- supone para el coche un enorme sobreesfuerzo. Una temperatura ambiente elevada hace que el motor pierda rendimiento, los neumáticos se desgasten hasta un 15% más, el sistema de refrigeración tenga que trabajar un 20% más, la pintura de la carrocería se muestre más ‘vulnerable’ y hasta los guarnecidos del interior tiendan a dilatarse, provocando ligeros desajustes.
Por todo ello, es muy probable que cualquier dispositivo de tu automóvil que no esté en perfecto estado termine por romperse cuando tenga que soportar este mayor esfuerzo. Y la única manera de evitarlo es revisar nuestro coche. Esta revisión la podemos realizar nosotros mismos o bien llevarlo al taller y dejarlo en manos de profesionales.

1.-Sistema de refrigeración

  • ¿Qué se revisa? El nivel del depósito del líquido anticongelante que refrigera el motor.
  • ¿Cómo revisarlo? Con el motor frío, comprueba que el nivel está entre el máximo y el mínimo. Después, abre el tapón del depósito: el refrigerante no debe estar turbio ni contener restos de aceite -debe ser verde, rosa o amarillo-.
  • ¿Qué pasa si está bajo? Puedes rellenarlo tú mismo con agua o anticongelante -una garrafa ronda los 10€-, pero es recomendable que acudas al taller: no es normal que el nivel descienda, por lo que si está muy bajo, puede haber una fuga -desde 60e- o el motor puede estar consumiendo líquido -repararlo te costará desde 500e; en este caso, también es muy probable que veas restos de aceite en el líquido-. Por otro lado, si el agua tiene óxido, puede deteriorar los conductos internos, el radiador…, generando otras fugas que terminen por provocar graves averías en el motor -más de 3.000€-.

2.- Líquido de frenos

  • ¿Qué se revisa? El nivel del depósito del líquido de frenos, que es el que emplea la bomba de freno para accionar las pinzas y, así, presionar las pastillas contra los discos.
  • ¿Cómo revisarlo? Observa si el nivel se encuentra entre el mínimo y el máximo, y que no tiene más de dos años.
  • ¿Qué pasa si está bajo? Puedes rellenarlo con líquido de freno -un bote ronda los 20€-, pero es recomendable comprobar en un taller que no existe ninguna fuga -repararlo, desde 60€-; si se quedase sin líquido, el coche no frenaría. Por otro lado, a partir del segundo año, el deterioro que experimenta este líquido provoca que los frenos se fatiguen más.

3.- Líquido del limpiaparabrisas

  • ¿Qué se revisa? El nivel del líquido del depósito del limpiaparabrisas; te permitirá limpiar la luna si, en marcha, se ensucia con barro, mosquitos…
  • ¿Cómo revisarlo? Visualmente; asegúrate de que está lleno hasta el máximo.
  • ¿Qué pasa si está mal? No podrás limpiar la luna en marcha si, por ejemplo, el vehículo que te precede te salpica barro, o empieza a chispear y la luna está muy sucia. Rellénalo con agua y un bote de líquido para limpiaparabrisas -6e de media- o, en su defecto, con unas gotitas de alcohol de quemar o Cristasol.

4.- Aceite del motor

  • ¿Qué se revisa? El nivel de aceite del motor.
  • ¿Cómo revisarlo? En el 60% aprox. de los modelos actuales se puede comprobar el nivel de aceite a través del ordenador de a bordo de la instrumentación… y todos permiten hacerlo a través de la varilla que hay en el vano motor. Con el motor frío, sin que haya funcionado durante, al menos, media hora, y en un lugar llano, extrae la varilla. A continuación, límpiala con un papel absorbente o un trapo y, después, vuelve a meterla hasta el fondo y sácala de nuevo. La marca de aceite debe estar entre las muescas -ver foto 1- del máximo y del mínimo de la propia varilla -cuanto más cerca del máximo, mejor-.
  • ¿Qué pasa si está mal? Es normal que el motor ‘consuma’ un poco de aceite, aunque no debería superar los 0,3 l/1.000 km. Si el nivel está por debajo del mínimo -en cuyo caso siempre te avisará la luz del cuadro de mandos-, el motor no estará bien lubricado y puede llegar a griparse -romperse, desde 3.000€-. Tampoco debe estar por encima: puede provocar graves averías por sobrepresión de aceite en el turbo -desde 700€- o en el propio motor -desde 500€-.

5.- Faros

  • ¿Qué se revisa? Que todos los faros -cortas, largas…- y pilotos funcionan, y que no están sucios ni dañados.
  • ¿Cómo revisarlos? Visualmente; con la ayuda de otra persona, ve conectando todas las luces, comprobando que funcionan y se ven correctamente. Si estás tú sólo puedes poner tu coche contra una pared para guiarte en función de los reflejos de la luz contra ella.
  • ¿Qué pasa si están mal? Si hay alguna bombilla fundida, sustitúyela -en torno a 0,70€ si es un bombilla de intermitente, por ej., y unos 6e si es una lámpara halógena para las luces de corto o largo alcance-. Si es un faro de xenón, puede ocurrir que falle o que emita poca luz y con un tono amarillento; tendrás que acudir al taller para solucionarlo -no lo podrás manipular tú; desde 120€-. Por último, si los faros está sucios, límpialos por fuera con agua y jabón; y si su cristal está rayado o rajado puede hacer que se produzcan molestos destellos que afecten a otros conductores, por lo que debes sustuirlos -desde 60 euros-.

6.- Neumáticos

  • Revisa la presión. Comprueba, al menos, una vez al mes la presión de los cuatro neumáticos de tu coche… y cada seis meses, también la de repuesto.
  • ¿Cómo revisarla? 1.- Acude a una gasolinera cercana -no más de unos cinco km- con los neumáticos fríos -es decir, que hayan pasado al menos cuatro horas desde la última vez que circuló el coche-. 2.- Consulta la presión recomendada para tu coche –viene especificada en el libro de usuario o en la pegatina que hay en la tapa del depósito o en el marco de una de las puertas–.  3.- Ajusta la presión -si es la de repuesto, ponle 0,5 bares más de la presión recomendada-.
  • ¿Qué pasa si está mal? El riesgo de reventón aumenta hasta en un 60%, el consumo de carburante sube hasta en un 7%, las ruedas se desgastan hasta un 15% más y el comportamiento del coche empeora.
  • ¿Qué se revisa? El desgaste y estado de las ruedas.
  • ¿Cómo revisarlo? Observa los testigos de desgaste, unos pequeños trozos de goma intercalados entre los surcos de la huella que tienen una altura de 1,6 mm: los tacos de la huella nunca deben llegar a su altura. Comprueba también que la rueda no presenta cortes profundos, desgastes irregulares o deformaciones.
  • ¿Qué pasa si están en mal estado? Si están desgastados, el riesgo de sufrir aquaplaning -ocurre cuando el neumático no puede evacuar el agua que hay sobre el asfalto y comienza a ´flotar´, pudiendo perder el control del vehículo- aumenta hasta en un 60%; si están dañados, podrías sufrir un reventón.

7.- Aire acondicionado

  • ¿Qué es? Afecta al funcionamiento y eficacia del sistema de climatización en general, pues de él depende que el habitáculo esté a una temperatura adecuada y que, además, haya una correcta ventilación que evitará desde problemas con el empañado de los cristales si llueve a otros de tipo alérgico que te afectarán a ti.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s